Los principales retos de la gestión de personas

Los principales retos de la gestión de personas

Los principales retos de la gestión de personas

Tras la salida de la crisis las empresas se enfrentan a nuevos retos, el de adaptar sus estructuras organizativas y sus políticas de gestión de personas a sus nuevas necesidades de crecimiento y a las exigencias del actual mercado laboral.

Durante la crisis se predijo que cuando esta acabara la gran preocupación de algunas empresas sería como evitar la fuga del talento, pues esa preocupación ya la tienen aquí, sobre todo aquellas empresas que durante este tiempo no han realizado los deberes y no han hecho nada por retener a sus mejores profesionales. Ahora que el mercado laboral ha empezado a activarse, los profesionales que no se han sentido valorados, cuidados, motivados y bien retribuidos en sus empresas, ya han iniciado la búsqueda de un nuevo proyecto profesional.

Ante este panorama, las empresas ahora más que nunca tienen que asumir, que la clave de la empresa SON LAS PERSONAS QUE LA INTEGRAN y que el futuro de la empresa depende de ellas. Por lo tanto, si queremos que nuestra compañía sea competitiva tendrá que adaptarse a estos nuevos retos.

Principales retos de la gestión de personas:

  1. La captación y retención del mejor talento. Ya no solo escogen las empresas a los candidatos, sino también los candidatos escogen a la empresa en la que quieren trabajar. Es importante que la empresa trabaje su employer branding (marca empleadora) y desarrolle una marca atractiva que contribuya a captar a aquellos profesionales que necesita y le interesan, y que evite que los empleados de valor añadido se marchen de la empresa. Además, no olvidemos que los buenos profesionales quieren rodearse de buenos profesionales.
  2. La innovación. La innovación es fundamental en todos los ámbitos de la empresa y hay que fomentar la aportación de ideas y mejoras entre los empleados. Se puede crear un comité de innovación que sea el responsable de pensar, recoger, canalizar y ejecutar las nuevas ideas. También se pueden fijar objetivos de innovación que serán valorados en la evaluación del desempeño de los empleados.
  3. La flexibilidad. Vivimos en un mundo VUCA (volátil, incierto, cambiante y ambiguo) y este mundo obliga a las empresas a tener empleados flexibles, que tengan una alta capacidad de adaptación a los cambios, alta capacidad de aprendizaje y versatilidad. Y a la empresa le obliga a replantearse todo, a tomar decisiones rápidas, a ser ágiles, a invertir en nuevas tecnologías y en competencias digitales.
  4. La comunicación interna. La comunicación interna es clave para el buen funcionamiento de la empresa. Hoy en día contamos con herramientas que facilitan mucho que la comunicación sea rápida, que llegue al mismo momento para todos, que se pueda compartir, pero es necesario que los mensajes se trasmitan de forma adecuada, en el momento preciso, por los canales idóneos y a los receptores de interés. Unas buenas herramientas de comunicación corporativa son las intranets, los videos y las redes sociales corporativas, que cada vez se están utilizando más y que bien utilizadas fomentan mucho la colaboración, el conocimiento compartido y el sentimiento de pertenencia.
  5. La gestión de la diversidad. En las empresas en estos momentos conviven empleados de varias generaciones (Babi Boom, Generación X, Generación Y, y muy pronto la Generación Z) con competencias, perfiles y motivaciones diversas. Toda esta diversidad hay que saber gestionarla de forma adecuada para que el ambiente laboral y el trabajo en equipo sean agradables y productivos, y todos se sientan valorados y comprometidos. Estamos en la era de la transformación digital y las empresas tienen que aprovechar lo mejor de cada generación para adaptarse a dicha transformación de forma rápida, competitiva y colaborativa.

En resumen, los principales retos a los que tienen que enfrentarse actualmente las empresas en la gestión de personas son: la captación y retención del mejor talento, la innovación, la flexibilidad, la comunicación interna y la gestión de la diversidad. Sin duda, si creemos que estos retos son importantes y los afrontamos como tales, seguro que se convertirán en grandes oportunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pulse el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies